Consulta toda la información sobre la jornada anual del sector de la elevación AQUÍ

¿Qué es la inspección periódica del ascensor?

Miles de millones de personas se desplazan cada día usando los ascensores, por lo que un correcto funcionamiento y la garantía de que cumplen con todas las medidas de seguridad en vigor es imprescindible. Por este motivo, además de las revisiones regulares de mantenimiento que realiza la empresa mantenedora, los ascensores deben someterse a una Inspección Periódica Obligatoria por parte de un Organismo de Control Autorizado (OCA), que certifique sus condiciones de funcionamiento y seguridad.

inspector de la OCA revisando ascensor

¿Cuál es la diferencia entre el mantenimiento regular y las inspecciones periódicas?

El mantenimiento regular lo realiza la empresa conservadora, con la que el cliente ha firmado un contrato de mantenimiento, y la frecuencia varia en función de las características del edificio y del ascensor: cada cuatro meses, cada seis semanas o mensualmente.

Las inspecciones periódicas son independientes al mantenimiento regular, y las realiza un inspector de un Organismo de Control Autorizado (OCA) acompañado por el técnico de mantenimiento de la empresa conservadora. Se verifica el estado de la sala de máquinas, el hueco o la cabina, por ejemplo: se comprueba el limitador de velocidad, el estado de los cables de suspensión, el estado de las guías, la apertura y cierre de las puertas, el sistema de comunicación bidireccional para emergencias, entre muchos otros elementos.

La finalidad de la inspección periódica es garantizar el perfecto estado de funcionamiento de los equipos, de los diferentes dispositivos de seguridad, así como que cumplan con la normativa en vigor. De hecho, es habitual comparar las inspecciones periódicas obligatorias de los ascensores con las revisiones de la ITV de los vehículos.

Estudio del parque de ascensores en España

¿Cuál puede ser el resultado de la inspección periódica?

En función de lo detectado en las comprobaciones del inspector, el resultado de la inspección puede ser:

  • Favorable: que no se han encontrado deficiencias en la instalación.
  • Deficiencias leves: no impiden pasar la inspección, pero deben subsanarse antes de la siguiente revisión.
  • Deficiencias graves: no suponen un riesgo inminente para la instalación ni para los usuarios, pero podrían llegar a serlo o podrían disminuir la capacidad de utilización de la instalación. Deben subsanarse en un plazo de 6 meses.
  • Deficiencias muy graves: suponen un riesgo para las personas o de daño en la instalación. En este caso, no deberá usarse la instalación hasta que se hayan subsanado.

Una vez recibido el acta del inspector del Organismo de Control Autorizado, el cliente deberá contratar con una empresa de mantenimiento los trabajos de subsanación de los defectos identificados, y deberán solventarse en el plazo establecido según la gravedad de las deficiencias.

¿Cada cuánto hay que pasar la inspección periódica de los ascensores?

La frecuencia de las inspecciones periódicas también varia en función del tipo de edificio y el uso del ascensor:

  • En edificios industriales y de pública concurrencia: cada 2 años.
  • En edificios de viviendas con más de 4 plantas o 20 viviendas: cada 4 años.
  • En el resto de los edificios: cada 6 años.

También puede realizarse una inspección extraordinaria por parte de un OCA en caso de que se haya producido un accidente, se haya realizado una reforma importante del ascensor o cuando se cambia de empresa conservadora.

mujer saliendo del ascensor

Para obtener más información sobre las Inspecciones Periódicas Obligatorias, puede consultar este artículo publicado en nuestro blog de FEEDA, sobre la normativa de los ascensores en España o el Real Decreto 88/2013 que regula el registro, el mantenimiento y la inspección de los ascensores a través de la Instrucción Técnica Complementaria AEM1 “Ascensores”.

Deja un comentario

Toda la información de la nueva ITC AEM 1 Ascensores RD 355/2024